Revista Cultural Digital
ISSN: 1885-4524
Número 6 - Primavera 2007
Asociación Cultural Ars Creatio - Torrevieja

Lo real siempre va más allá de lo que podemos imaginar

Paul Auster

 

Es algo muy común en la historia de la literatura la creación de espacios que, siendo en un principio imaginarios, terminan siendo a la larga más reales que aquellos que los sentidos nos dicen que son reales. Es lo que el escritor estadounidense Paul Auster llama, en su penúltima y magnífica novela Brooklin Follies, el Hotel Existencia.

El Hotel Existencia es ese lugar en el que todos, repito TODOS, nos perdemos de vez en cuando, con la mirada distraída y el rostro inexpresivo. Nuestros deseos, nuestras frustraciones, nuestros anhelos, nuestros complejos, nuestros sueños en definitiva, son el único equipaje que debemos llevar al Hotel Existencia para poder pasar una temporada alejados del mundanal ruido.

El Macondo de García Márquez, Comala para Juan Rulfo, Región para Juan Benet o Yoknapatawpha para William Faulkner. Y más lejos aún, más allá de las estrellas, el Arrakis de Herbert o el Trantor de Asimov. Todos estos mundos ficticios, y otros muchos más, son tan necesarios para poder seguir viviendo como son el estudio de las matemáticas o la Historia. No sólo sirven para abrirnos las puertas a otros espacios, sino para vernos reflejados en ellos y, en nuestro anhelo por entrar, aprender acerca de nosotros mismos. Es como el Aleph de Borges: verlo todo sin apenas pestañear.

En el último año y medio el Hotel Existencia de muchos de nosotros ha sido Ars Creatio. Con los restos de la “fiesta” por el primer aniversario todavía retumbando en nuestras cabezas, la pregunta es obligada: ¿y ahora qué? Es posible que haya llegado la hora en la que la respuesta a esta pregunta no la demos nosotros, sino todos aquellos que durante este tiempo hayan encontrado en nosotros su Hotel Existencia.

Por todo ello, este editorial es más breve de lo habitual, para que el espacio que sobra, que falta por llenar, lo hagáis vuestro. Podéis dejar las maletas en la recepción. Abrimos veinticuatro horas. Bienvenidos.