La emigración protagonista en las conferencias “Torrevieja y el Mar”

10-10-2015

Francisco Sala centro la conferencia que cerraba el ciclo organizado por Ars Creatio en “Torrevieja, una población de emigrantes, exiliados, refugiados, desplazados” teniendo como eje los torrevejenses que emigraron a otras ciudades
  Compartir

 

 

Las conferencias sobre “Torrevieja y el Mar”  se cerraron con la presencia de una persona esencial en estos temas, Francisco Sala Aniorte, Cronista Oficial de la ciudad de Torrevieja. Licenciado en Antropología Social y Cultural, Académico Correspondiente de la Real Academia de Cultura Valenciana. Entre los numerosos asistentes que acudieron al salón de la Sociedad Cultural Casino de Torrevieja, se encontraba el Vicepresidente de la Diputación y concejal de la corporación del Ayuntamiento, por el PP Eduardo Dolón, así como sus compañeras Carmen Gómez y Mª del Carmen Riera.

Francisco Sala centro la conferencia que cerraba el ciclo organizado por Ars Creatio en “Torrevieja, una población de emigrantes, exiliados, refugiados, desplazados” en la que se refirió a los torrevejenses que emigraron a ciudades y puertos como el de Oran, ya en 1830, en los comienzos de la ocupación Argelina por los franceses. Este puerto por su cercanía (unas 140 millas) fue para Torrevieja de gran importancia para el tráfico del comercio y de contrabando. La navegación hasta Oran también tuvo su momento clave para los exiliados por cuestiones políticas, en las distintas contienda vividas en España. Entre los nombres que el conferenciante destacó, se encontraba el de Antonete Gálvez Arce, perseguido por la revolución cantonal en Cartagena, saliendo el puerto de Torrevieja eligiendo como destino Argel. Algo que otros torrevejenses también hicieron. Francisco Sala se refirió a la emigración de los torrevejenses debido a la industrialización de las salinas que sufrió la ciudad. Llegando a la actualidad con los jóvenes que han abandonado Torrevieja, buscando su futuro fuera de España. Todo un recorrido por el pasado y presente de una ciudad que tiene en la mar, una puerta abierta, al tiempo que cientos de caminos aun por explorar. Al finalizar, el presidente de Ars Creatio entregó una metopa como recuerdo de su paso por estas jornadas a francisco Sala

 

fotos/ Fernando Guardiola