Noche de los Museos en Cartagena

05-18-2014

Ars Creatio hace un recorrido por la historia de Cartagena visitando sus colinas
  Compartir

 

 

La visita de los componentes de Ars Creatio comenzó en una de las colinas de la ciudad, la del Cerro del Molinete, donde se encuentra el Santuario Romano Republicano, y se aprecia una magnifica vista de la ciudad. A esto se añadió a la visita nocturna al Parque Torre o Monte de la Concepción, desde donde de domina la ciudad entera, de Norte a Sur y de Este a Oeste. Las vistas son realmente espectaculares, sobre todo, del Puerto Marítimo. Para los cartageneros es más conocido como el Castillo de los Patos, ya que desde hace años en la fuente del parque se pueden ver dichas aves. Lo que si se pudo escuchar fue el graznido de los pavos reales que deambulan libremente por allí. A este lugar se puede acceder de dos formas: por el ascensor panorámico de la calle Gisbert, o bien a pie por el acceso de la Muralla del Mar. Elegimos la segunda opción.

El parque posee una altitud de 107 metros, entre caminos de subida con miradores desde, donde se aprecia diferentes perspectivas de la ciudad que aparecen entre la vegetación. En el punto más elevado se encuentra el Castillo de la Concepción, una antigua fortificación medieval transformada en centro de interpretación de la Cartagena de esa época. Y desde allí uno puede deleitarse con las visión de la parte oeste de la ciudad ¡merece la pena!

También tiene un auditorio al aire libre donde, en el que se estaba celebrando actuaciones en esta noche de los museos. En este espacio se celebra La Mar de Músicas, el evento cultural más relevante de la ciudad, y en el que se puede disfrutar de un concierto en una noche de verano teniendo de fondo el Mar Mediterráneo y el Teatro Romano. Sin duda son muchos los espacios que nos quedaron por visitar. Aunque nos quedamos con la gran actividad en plazas y calles donde las expresiones artísticas como: performance, conciertos rock, audiovisuales, música flamenca y un largo etc. creaban un ambiente netamente cultural. Lo verdaderamente gratificante fue poder disfrutar, a las 2 de la madrugada, del ocio y la cultura de una ciudad como Cartagena, con esta iniciativa de La Noche de los Museos