María García Rubio

 

María García Rubio nace en Hellín, donde vive con su familia (su madre es pintora), hasta que a los 18 años marcha a Murcia a estudiar Historia del Arte, su gran pasión. Allí conoce a su marido, con el que se casará después de un reencuentro en Madrid algunos años después.

Por este motivo vino a vivir a Torrevieja, donde empezó a trabajar en la Escuela de Pintura dando clase a los más pequeños, un trabajo que desde el principio la apasionó.

Con los años y envuelta en el ambiente artístico de la Escuela de Pintura, sus inquietudes personales la lanzaron a pintar, cortar y pegar, dando lugar a unos collages que muchas veces terminan convertidos en telas.

Dice sentirse feliz en Torrevieja desarrollando esta doble actividad profesora de Arte y diseñadora, pero sobre todo está orgullosa de su familia, que siempre ha apoyado sus iniciativas.